12 de Diciembre, 2006

Último tango en Santiago de Chile

“Aprendieron del maestro…”

El azar quiso que falleciera en el Día de los Derechos Humanos, pero fue la divina providencia la que le hizo sucumbir viendo como Chile se transformaba en aquello que tan sanguinariamente había combatido. La justicia, ciega y tantas veces cegada, finalmente acabó por permitir que este pereciera impune ante los repugnantes crímenes que se le atribuían. Libre para la jurisprudencia, condenado por la historia.

El asesino ya no respira, el aire está menos contaminado.

Últimos 5 artículos de Sokar

menéame - 2:35 am por Sokar |

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | URI para TrackBack.
Puedes añadir esto a del.icio.us o comprovar el cosmos

Deje un comentario

XHTML ( Puedes usar estos tags ): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .